Las ventajas del buen humor en el trabajo

La mayoría de las veces que hablamos de empresa, oficina, mundo empresarial, etc. se conforma en nuestra mente y de manera inconsciente una imagen de seriedad, sobriedad, rectitud y otra serie de conceptos similares que no dejan lugar a pensar que pueda existir buen humor, complicidad e incluso diversión en el ámbito laboral.

Sin embargo nosotros, desde Pyrsel Consultores, contrariamos absolutamente esta afirmación.

Nadie dijo que el respeto, la seriedad y la profesionalidad fuera ligada a la apatía, el silencio y la corbata.

El buen humor deriva en la eficacia y productividad

Es cierto que “la seriedad en el negocio” sigue teniendo beneficios para ciertas compañías, filosofías y métodos, aunque olvidar los inconvenientes que esto causa, supondría obviar la realidad.

En nuestro caso, preferimos asumir las desventajas que puedan surgir del buen humor, que las que puedan surgir de la sobriedad y la constante “tirantez” en el equipo.

 

¿Por qué lo preferimos? Porque son tantos los beneficios que se revierten del buen humor que en Pyrsel estamos dispuestos a pasarlo “realmente bien” al menos de lunes a viernes:

 

  • Reduce el estrés, a la vez que aumentan las capacidades y seguridad del empleado. Además el buen humor tiene un componente directo en la salud, por lo que las bajas laborales por enfermedad disminuyen en gran medida.
  • Motivación natural. Con el buen humor, la motivación de cada uno de los empleados suma una idónea motivación colectiva de forma que el trabajo se volverá entusiasmante, siendo un factor esencial para la motivación natural.
  • Beneficia las relaciones con los clientes. El buen humor se transmite a los clientes, se percibe en el exterior y las relaciones que se crean con ellos son más estrechas y duraderas. La verdadera competencia se regirá por otros motivos, difícilmente de superar la relación de confianza que liga empresa-cliente.
  • El talento atrae más talento. El buen ambiente en el trabajo es un componente fundamental para los mejores recursos humanos, quienes lo consideran una ventaja competitiva. Trabajar en un ambiente tranquilo y desenfadado es mucho más atractivo para cualquier profesional que busca mejorar su situación y desarrollar su plan de carrera en una empresa. Es una garantía de “felicidad” en un puesto de trabajo.
  • Mejora de la comunicación interna de la empresa. Comunicar y trasladar los mensajes a través del humor y la broma, endulzan las noticias y las hacen más memorables. La comunicación se hará mucho más fluida por parte tanto de empleados como de dirección.
  • Mayor aprendizaje. Los conocimientos se asimilan con más facilidad si el lenguaje y la comunicación juegan con el sentido del humor, la capacidad de reírse de uno mismo, etc. aumenta la capacidad de retener la información en un futuro.
  • El humor favorece la innovación. “La risa y empatía” son factores que según estudios psicológicos, favorecen la agilidad mental, la creatividad y la posibilidad de innovar.
  • Unión del equipo. Mantener el buen humor es beneficioso hasta el punto de cohesionar y estrechar lazos entre los diferentes miembros del equipo.

 

Convertir nuestro espacio de trabajo, aquel que frecuentamos muchas horas cada día y en algunos casos, durante años, en un lugar alegre y divertido supondrá que una importante parte de nuestra vida se encuentre mucho más realizada y completa.

Si tu próximo objetivo es hacer de tu empresa un espacio agradable, confortable y donde se respire buen humor pero no sabes por dónde empezar, ponte en contacto con nosotros y tu correcto desarrollo directivo te ayudará a transmitir valores de confianza y responsabilidad, sin necesidad de un rictus serio ni tecnicismos, sino desde la cercanía y el buen clima.
Pero sobre todo recuerda, nosotros sólo te hemos expuesto algunos de los beneficios, pero éstos pueden ser infinitos y reportar interesantes resultados en la compañía.