Rate this post

¿Has sentido alguna vez ansiedad?

Seguramente si te pidiéramos que la definieras te resultaría complicado, porque en ocasiones puede resultar algo ciertamente ambiguo. 

Suelen ser más bien síntomas generalizados, que se aúnan en sensaciones de falta de aire, tensión en hombros y cuello, posibles taquicardias, incluso dolor de cabeza (entre otros muchos).

La ansiedad podemos resumirla básicamente, en la forma que tiene nuestro cuerpo de ponernos en alerta, ante ciertas amenazas que recibe. Es nuestro cuerpo intentando protegernos de ciertos mensajes que recibe y que considera peligroso, preparándolo para una posible huida, ataque o bloqueo. 

Así que si tienes síntomas, que no sabes específicamente de dónde provienen. Presta atención, porque algo hay que no está funcionando y que te está produciendo este tipo de reacciones. 

La procedencia original, se relaciona con nuestro sistema de protección primitivo, de épocas pasadas. Hoy nos enfrentamos a peligros igualmente, de otra naturaleza, pero siguen existiendo. 

 

Cómo gestionar la ansiedad

Hay 5 sencillas maneras de gestionar la ansiedad generalizada y rebajar la preocupación que nos la produce:

  • Controlar los pensamientos

Hay quien cree que todo lo que piensa es real. Y es un craso ERROR. El pensamiento es algo absolutamente voluntario y que podemos controlar si así lo queremos (y estamos preparados para ello). Tenemos el poder, y sino, podemos adquirir herramientas para desarrollarlo, de forma que puedas confrontar los pensamientos negativos y sustituirlos por otros de más profundidad y reales.

  • Los pies en el suelo y en el ahora 

No podemos querer tener ya, lo que estamos trabajando para el futuro. La impaciencia es un factor que puede producir ansiedad ya que olvidamos en ocasiones que estamos en el hoy, y no en el mañana. 

Nos centramos en qué pasará mañana. Y volcamos muchos de nuestros esfuerzos en ello, quedando a la expectativa de las posibles consecuencias, sin ni siquiera tenerlo cerca, conocerlas o poder materializarlas. 

  • Que te preocupe solo lo que puedes controlar

Lamentarnos por cosas que escapan a nuestro control, es algo bastante común. Puedes ocuparte de hacer ese camino que está en tu mano, de la mejor forma. Prepararte, formarte, dar el 100% de ti. Pero la decisión por parte de otra persona o el azar, no está en ti. 

Y es una gran pérdida de energía, creer que estamos en la posibilidad de controlarlo todo. Y si nos damos cuenta de que no, por un golpe de realidad, la decepción y frustración es mayor. 

  • Gestiona tu tiempo

En Programa10 es una de las secciones que más tratamos. Vivir y trabajar, tapando con parches, al momento, improvisando… nos causa una sensación de estrés y ansiedad generalizada, que además nos da la sensación constante de no llegar a nada o a lo que realmente importa. 

Hay que ser capaz de centrarse en una tarea, no estar a todo. Y ser eficaz en aquello que en ese momento estamos. Después, en la siguiente tareas y así. Ser capaz de priorizar y dedicar el tiempo de calidad a lo que realmente es importante. 

  • Relaja tu mente

Cuando consideres que vas a descansar. DESCANSA. Y deberías hacerlo de forma rutinaria y diaria.

Intenta abstraerte. Rememorando recuerdos felices, tranquilos. Aquello que te haga recuperar la paz y la calma que en otros momentos disfrutas.

Y si sientes, que necesitas aún más ayuda. Una mano experta, cercana y profesional. En Pyrsel Consultores trabajamos con empresarios/as diariamente que como tú, sufren de ansiedad y estrés. 

 

Porque aunque sea algo normalizado, no lo es. Y no debe existir. Nosotros te ayudamos a averiguar cómo. 

Programa10 en Pyrsel Consultores