Valora esta publicación

Tomarlo como parte de nuestra vida, dentro de nuestra cultura asimilamos lo inminente que es sufrir estrés o la consideración de la necesidad de tener actividad constante sin identificarlo como un problema.

Olvidamos que el estrés está considerado como una enfermedad absolutamente relacionada con la ansiedad y la depresión.

Hablamos del estrés como algo normal, como algo innato a la vida que vivimos sin darnos cuenta que hablamos de él sin darle la importancia que merece.

También existe el tipo de persona que ni siquiera identifica que lo tiene, lo sufre y le pasaraá factura.

¿Cómo identificar si sufro de estrés?

El estrés se refleja en nosotros, en nuestra salud y nuestro cuerpo. Nos envía señales continuamente y es fundamental, prestarle atención porque nos AVISA de futuros problemas y más graves aún.

Seguro que has notado alteraciones tanto en cuerpo como en mente. Con esto no queremos descubrirte algo que seguramente ya sepas. Lo que realmente queremos hacerte llegar, es que no debes normalizar y sí tomar conciencia acerca de lo que supone.

 

  • Síntomas en el cuerpo
  1. Dolor de cervicales. El 50% de personas con estrés, tienen cervicales. ¿Por qué? Por la tensión continua y acumulada, que produce en el cuerpo un agarrotamiento.
  2. Problemas digestivos. Exceso de presión, nervios, etc. deriva normalmente en el estómago.
  3. Caída de cabello.
  • Síntomas en la mente
  1. Mala memoria y falta de concentración
  2. Cansancio constante
  3. Indecisión
  4. Irritabilidad
  5. Disminución de la autoestima
  • Síntomas en el comportamiento
  1. Cambio de hábitos alimenticios
  2. Trastorno del sueño
  3. Adicciones
  4. Aislamiento

¿Cómo eliminar el estrés?

Empezar a afrontar situaciones difíciles, en lugar de evitarlas y hacerlas aún más insufribles. Identificarlas y resolverlas, te hará sentir mejor.

Aprende a identificar los problemas. Analizarlos, y evaluar las posibles soluciones.

Comenzar a gestionar el tiempo. La organización es esencial para que las tareas se vayan desempeñando de la manera correcta, de forma eficiente y distribuir el tiempo para poder compaginar vida personal y profesional.

Fomenta las relaciones personales y sociales. Apóyate precisamente en ellas y que sean una ayuda para mejorar tus fortalezas y bienestar.

Autocontrol. Sin autocontrol no hay control” una de las premisas principales en las que nos basamos en Pyrsel Consultores.

Cuida tus hábitos. Tanto alimenticios como físicos. Dieta equilibrada, deporte, etc.

Descansa. Dedícate las horas de sueño que necesita cualquier persona para rendir.

Ayuda profesional. Si es necesario, un buen profesional puede orientarte y ayudarte a gestionar tu día a día, personal y profesional.

 

Cualquier duda, en Programa10 estaremos encantados de ayudarte en todo lo que podamos.