Valora esta publicación

La importancia del Desarrollo Organizacional en la empresa

Durante la mañana de ayer, tuvimos un Desayuno VIP orientado a empresarios/as, gerentes de empresa y directivos, abordando las cuestiones principales acerca de “El síndrome de la empresa desorganizada. 3 Claves Principales”.

En esta cita, nuestra gerente de Pyrsel Consultores, Mª Ángeles Martínez fue quien introdujo la temática que tratamos, dando especial énfasis a la necesidad del progreso, evolución y aprendizaje constante. La necesidad de la formación continua y la capacidad de detectar cuándo algo no va bien en nuestra empresa, si el equipo desempeña los puestos adecuados e identificar quién está equivocado.

 

A continuación, fue Manuel Moncayo, CEO de Pyrsel además de terapeuta, conferenciante, escritor y empresario, quien comenzó con una práctica absolutamente vivencial. Haciendo ver que “damos por hecho y por ello, perdemos oportunidades. Consideramos que el lugar en el que estamos, nos pertenece, pero, ¿quién lo ha dicho?”, cuestionaba Manuel Moncayo.

Hizo referencia a la soledad que suele sentir el/la empresario/a y la necesidad de aceptar un principio básico, necesario para el negocio y/o compañía y para nosotros mismos: el conocimiento, la aceptación y la superación de uno mismo.

El error más común a la hora del Desarrollo Organizacional de una empresa, está en la incertidumbre y la confusión de creer en lo que se está diciendo o en dar por hecho lo que cada uno piensa, cuando en realidad puede no tener nada que ver con lo que está ocurriendo en la práctica. Es decir, considerar que el equipo al completo conoce cuáles son sus objetivos y que se están dirigiendo a él de manera eficaz, cuando en realidad puede estar ocurriendo todo lo contrario.

Resalta también Manuel Moncayo, la necesidad de pararse a pensar y evaluar, lo que cada empresario considera que es y lo que verdaderamente es su empresa. Y después de otras muchas reflexiones vivenciales que ayudaron a ponernos en la situación que cada uno vivimos, finalizó con una frase que nos representa a muchos empresarios y por supuesto, personas: “La mayoría no busca lo que desea, sino que huye de lo que teme”.

A continuación, tomó la palabra Mª José Moreno, responsable del dto. de Consultoría y Desarrollo Organizacional, experta en este asunto y con una amplia experiencia en “organizar empresas”.

Ella comenzó con la necesidad de un conjunto perfecto, compuesto por: personas + organización. E hizo mucho Hincapié en que este conjunto perfecto debe estar conformado además por un correcto desarrollo de las funciones y tareas a desempeñar, además de la capacidad de responsabilidad, es decir, de asumir lo que se hace, las determinaciones que se toman y las posibilidades de riesgo.

1. No podía dejar de lado, la importancia de la “Evaluación” como primera clave, imprescindible a toda costa, cuando detectamos que nuestra empresa y su equipo, no está dando los resultados esperados y la productividad ha disminuido.

Debemos constatar si cada profesional ocupa el puesto que le corresponde, según capacidades, competencias y habilidades, además por supuesto, de conocimiento.

2. Como segunda clave, reafirmó el proceso correcto de Desarrollo Organizacional, distribuido básicamente en: 1. Análisis, 2. Diseño o rediseño y 3. Implantación. Lo que conlleva a cierta complejidad de desarrollo, normalmente idóneo para que sean expertos en la materia, quienes lo lleven a cabo. Donde además la objetividad es fundamental para extraer conclusiones veraces y que suponga un antes y un después, para la situación en la que se encuentra la empresa y todo su equipo.

3. Por último, en la tercera clave, recordó Mª José que “Sin decisión, no hay acción” por lo que siempre debemos recordar la importancia de tomar esas decisiones determinantes a la hora de seguir progresando y orientarnos a los objetivos pre-establecidos.

Saber llevar a cabo un correcto tratamiento y dar las indicaciones oportunas.

Si esto se lleva a cabo: Se dará un desarrollo Organizacional pleno. Si no se lleva a cabo, por el contrario, se producirá el caos.

Quedándonos con los datos más importantes, e intentando ponernos en marcha, nos quedaba el desayuno de Venta Bobito, que repusieron fuerzas y nos ayudaron a mantener la mente activa y motivada al cambio.

Una vez más, gracias a todos los asistentes por acudir y no cesar en el constante aprendizaje y mejora empresarial.