No existe un acto de libertad más grande que el de darnos permiso a ser quienes realmente somos.

En muchas ocasiones, tendemos a machacarnos constantemente con autoexigencias, «deberías» y perfeccionismos, no dándonos permiso a elegir quiénes somos. Generalmente, esto suele ser debido a una baja autoestima que arrastramos desde la infancia-adolescencia. Nuestra atención se dirige más a los aspectos negativos que tenemos que a los positivos, pues los positivos muchas veces se pasan por alto o damos por hecho que tienen que estar presentes en nuestras vidas.

 

¿Por qué tenemos este miedo?

Uno de los motivos principales es porque llevamos mucho tiempo (probablemente desde nuestra infancia-adolescencia) con miedo de hacer algo que no les guste a los demás y con miedo de que nos rechacen por ese mismo motivo. Todo esto se deriva en otros miedos como miedo a hablar en público, a hacer el ridículo, a destacar en una determinada actividad, a acercarte a personas que no conoces…

Aprende a aceptar

No dejes que estos miedos te obstaculicen a alcanzar el éxito profesional. “El cambio se hace de dentro a fuera”– Manuel Moncayo. Si necesitas ayuda para trabajar tus habilidades y tus puntos fuertes, descubre nuestro Programa10.