Por el día Mundial de la Paz

Hablemos de la forma de evitar al máximo un conflicto con nosotros mismos y con los demás, para mantener toda la paz que sea posible, al menos en el día a día.

Para ello y que esto nos sirva como un hábito en el día a día, debemos aplicar diferentes técnicas de autocontrol que nos permitan mantener la armonía diaria tanto con nosotros mismos como con aquellos que nos rodean, tanto en el entorno personal como en el profesional y que además servirá para cualquier ámbito de nuestra vida.

El autocontrol es una aptitud que todos poseemos pero que no siempre desarrollamos. Sin embargo las ventajas que percibimos a partir de llevar a cabo un autocontrol realmente efectivo, son múltiples.

Definamos autocontrol: este concepto se refiere al esfuerzo premeditado que llevamos a cabo para la consecución de un objetivo. Sin embargo en esta lucha con nosotros mismos, aparece una inminente dicotomía: éxito y fracaso.

Así pues, conociendo de qué trata el autocontrol y sabiendo los obstáculos que vamos a encontrar, aquí dejamos varias pautas para que la voluntad propia de establecerse ciertos objetivos y alcanzarlos sea mucho más sencillo, siempre y cuando se trabaje correctamente:

Cómo mantener el autocontrol

  • Autoanálisis

Evaluar tu propia conducta, tus emociones y reacciones te van a ayudar a establecer los objetivos reales y las tácticas que deberás utilizar para mantener siempre una línea armónica de tu conducta y comenzar paso a paso el desarrollo personal.

  • Refuerzo Positivo

Las recompensas cuando logras algo tal y como lo habías planteado son siempre motivantes, de forma que tu confianza y autoestima aumenta y con ello tu propia voluntad.

  • Refuerzo Negativo

Al igual que debes premiarte cuando cumplas exitosamente ciertos rangos/niveles del camino que has elegido, también debes reconocer cuándo lo hiciste menos bien y aplicar el aprendizaje, con ello aprenderás qué es aquello que no volverás a hacer. De esta forma comenzarás a desarrollar tu voluntad y a conocer la verdadera disciplina.

  • Entrenamiento de estímulos

Practicar la reacción a los estímulos y crear cierta relación con ellos, nos ayudará a coordinar de manera más eficiente nuestras acciones con las metas, evitando en mayor medida la posibilidad de fallo. Por ejemplo, si una persona es adicta a la televisión, lo mejor es retirarla. Si se eliminan un buen número de estímulos que pueden provocar fallos en nuestros objetivos, existen más posibilidades de no desviarnos de la conducta correcta.

  • Entrenamiento físico

Sentirse bien con uno mismo, ágil y liberado facilitará en gran medida la ejecución de la labor.

  • Tareas adicionales

Completar las conductas diarias que se dirigen hacia la meta establecida, con otras acciones complementarias supondrá un gran refuerzo a la voluntad y a la mentalidad, a la motivación y aumentarás las probabilidades de éxito en el futuro.

  • Además intenta

No saturar tu cabeza con problemas de los demás; no pierdas energía involucrándote en discusiones absolutamente inservibles, detecta qué es lo que merece la pena y lo que no; el correcto uso de la Inteligencia Emocional te ayudará a decidir qué debe influirte más o menos además de saber decir las cosas para poder influir en el resto de personas; La organización sobre todo en cuanto a mente se refiere es fundamental, etc.

 

Estas son sólo algunas de las técnicas que podemos recomendarte, pero deberás recordar que el autocontrol tiene un alto componente inmerso de “Fuerza de Voluntad” es decir, deberás aprender a controlar tus impulsos emocionales, esos que te llevan a realizar determinados actos y tú serás quién igualmente debas decidir si seguirlos o pararlos; es el llamado PODER DE LA VOLUNTAD.

Estos dos conceptos unidos y bien trabajados te llevarán a: la templanza, al control emocional, a un absoluto desarrollo de tu voluntad, control del pensamiento, resistencia a la adversidad, etc. Así tus objetivos se acercarán mucho más, ya que habrás saltado años de obstáculos si consigues unir efectivamente Autocontrol y Voluntad.

Mantener el autocontrol te ayudará a evitar conflictos, tanto contigo mismo/a como con el resto de personas que te rodean.

Te ayudarán a estar en paz contigo mismo/a, no preocuparte en exceso por aquello que no te debe interferir y tu humor mejorará y con ello tus relaciones laborales, personales y sociales.

 

¡¡Vamos!! Aportemos nuestro pequeño granito de arena a la PAZ mundial, aunque sea únicamente con pequeñas hazañas diarias, con el simple “cuenta hasta diez” y trabajando otras cualidades.

Si aún siguiendo estos consejos, no puedes evitar enfadarte contigo y con el mundo constantemente… entonces te recomendamos que contactes con nosotros, Pyrsel Consultores y verás cómo todo cambia.