Descansar la mente y el cuerpo es algo necesario no sólo para los empresarios/as sino para cualquier profesional que se encuentre sometido a un nivel de estrés más elevado de lo común.

En ocasiones, progresar profesionalmente y mantener buena relación con el resto de compañeros, empleados o superiores puede ser muy complicado, siéndolo más aún si nos encontramos bajo importantes niveles de estrés y hacemos interminables jornadas laborales, no desconectamos y seguimos trabajando en nuestro tiempo de ocio.  

Derecho a descanso

En la Organización Internacional del Trabajo (OIT)  son realmente conscientes y por tanto alarman de las consecuencias a las que podemos enfrentarnos en caso de no gestionar adecuadamente este estrés o no tomarlo como algo realmente grave. La OIT define el estrés como “Enfermedad peligrosa para las economías industrializadas y en vías de desarrollo, perjudicando la producción de la empresa, así como la salud física y mental de los trabajadores”.

Es cierto que en ocasiones las 24 horas del día se nos quedan cortas para completar todo lo que nos proponemos a lo largo de la jornada; algo que resulta agotador.

Los más afectados por esta denominada enfermedad, son en mayor medida los directivos, empresarios/as y personas con puestos de responsabilidad. Existen unas pautas básicas, que todos sabemos aunque no siempre se lleven a cabo:

  • Dormir 8 horas diarias
  • Realizar ejercicio físico semanalmente
  • Mantener una dieta equilibrada

Estos consejos ayudan a sentirse mejor, aunque incluso cumpliéndonos (tarea ya de por sí complicada si lo que nos faltan son horas en el día), no es suficiente.

Tanto es así, que incluso el Gobierno de España estudia la regulación para la “desconexión digital laboral” de forma que el profesional desconecte de manera definitiva para que pueda disfrutar de sus horas de descanso.

Razones para desconectar

  • La mente requiere un descanso.

 

Como hemos comentado anteriormente, las personas con un nivel de responsabilidad medio-alto, suelen dedicar más horas de la que deben al trabajo, como si de una máquina se tratase.

Sin embargo, olvidamos que para la ejecución eficaz de trabajo la mente debe encontrarse relajada y receptiva, de manera que pueda producir al máximo nivel de rendimiento. No significa que por más tiempo de trabajo, el trabajo sea mejor.

 

  • Los trabajadores se desarrollan individualmente

Que el alto cargo se encuentre fuera de la oficina de vez en cuando, ayudará a los empleados a desarrollarse individualmente y plantar cara a los retos diarios, sin necesidad del respaldo de un superior. De esta manera aumenta la confianza y satisfacción del trabajo tanto individual como en equipo.

 

  • Recuperar la inspiración

Si la desconexión ha sido real y completa, el empresario/a o directivo deberá volver a reactivarse y conectarse con la empresa, por lo que seguramente la creatividad perdida por estrés y saturamiento, vuelvan a abordarlo pudiendo aportar ideas frescas.

Un viaje, una escapada… puede ser la mejor oportunidad de inspiración.

 

  • Tiempo para otras necesidades

Leer y estar al día de las novedades diarias que acontecen en el mundo es fundamental para la continua mejora y renovación.

Sin dejar de lado las obligaciones diarias como directivo, empresario/a o mando intermedio-superior, debemos ser conscientes de las capacidades de la mente en el trabajo y la necesidad de descanso y desconexión. Si ésto lo llevamos a cabo no sólo será beneficioso para la carrera profesional sino también para la vida personal.

Si crees que no puedes dedicarte el tiempo que necesitas, contacta con nosotros y mejorarás la gestión de tu tiempo tanto profesional como personal.

En Pyrsel Consultores nos encanta saber que puedes seguir creciendo, siempre que los pasos sean los más adecuados.