Valora esta publicación

Siempre hablamos de ser uno mismo, de proyectarnos tal y como somos y que al final ese es nuestro encanto, pero…

¿Qué pasa si no nos conformamos con lo que tenemos?

Pues si lo que tienes, no es lo que te encanta, apasiona e incluso emociona, ponte manos a la obra y comienza con tu desarrollo personal

Ahora bien, lo primero de todo, es distinguir correctamente entre Conformismo y Aceptación de uno mismo. Son cosas muy distintas pero que habitualmente se confunden y entramos en una pequeña frustración (que a veces puede llegar a convertirse en una muy grande).

Básicamente, el hecho de que nos sintamos bien o mal, está determinado por nuestra forma de asimilar, afrontar y ver las cosas, los hechos. Por lo que evidentemente cada uno tenemos el poder de decidir hasta qué punto “lo aceptamos” y no nos influye para mal, sino para «bien». O si por el contrario, no queremos que algo siga siendo como hasta ahora pero no hacemos nada por resolverlo, entonces somos “conformistas”. Llegar a tu propia conclusión: forma parte del juego del desarrollo personal.

¿Por qué no ser conformistas?

“Ser uno más” está claro que no te va a llevar a objetivos extremadamente lejanos ni ambiciosos. Pero si es lo que quieres, también está bien.

Sin embargo, si lo que quieres es sobresalir porque sientes, imaginas, tienes objetivos concretos, proyectos apasionantes, te ves de una manera en el futuro y ahora te miras y no es lo que deseas… ¡Tendrás que salir en busca de ello y no simplemente “conformarte” con lo que tienes!

Pero ¡ojo! Disfruta por el camino. Llegar al objetivo no se llega de un día para otro, ni por arte de magia ni con un “chas” en los dedos. Al objetivo se llega, lento, a veces tanto que puedes incluso plantearte abandonar, te desesperas… ¡pues no! No es la actitud. Tu camino es LARGO pero tu objetivo llegará antes – o al menos eso es lo que parecerá – si mientras, te has divertido, has disfrutado y has empezado a saborear lo que más adelante te espera.

Sin embargo, tienes que recordar el término de la “aceptación”. Luchar por no ser conformista no implica que no encuentres piedras no deseadas en ese camino. Y aquí es donde entra la capacidad de “aceptar”. Aceptar que esto puede ocurrir y ser capaz de esquivarlas, saltarlas o apartarlas a un lado, es garantía de seguir dando pasos adelante.

Comprender que en determinadas circunstancias, las cosas pueden estar a nuestro favor y en otras no, es el mejor comienzo. Es parte de la vida, por lo que aceptarlo es nuestro primer paso hacia el éxito.

El hombre se compone de retos, y si estos no existieran, la vida entonces, no tendría la misma “gracia”.

Por tanto lo principal es, aceptar que algo puede estropearse o algo puede ocurrir que no entrara dentro de tus planes, pero también debes aceptar que si esto ocurre, tendrás que trabajar y actuar para solucionar. Ya sea con un plan A, B, C o hasta la Z. Incluso después de la Z, puedes volver a empezar.

Es importante la resiliencia. La capacidad de saltar los obstáculos y de persistir en el objetivo independientemente de que algo no haya salido como esperábamos en un principio.

Si aprendemos a aceptar, el camino hacia nuestros objetivos serán mucho más cortos y llevaderos. Es ser: inteligentes emocionalmente.

Si aceptas que…

  • Todo no ocurre siempre como tú tienes previsto. No tendrás la necesidad deenfadarte, entristecerte o angustiarte. Tu estado emocional se mantendrá más equilibrado y será capaz de manejar las situaciones desde una perspectiva mucho más lineal.
  • Las personas no actúan conforme a tu propio pensamiento o expectativas. Cada ser humano, tiene una mentalidad, unos valores y unos pensamientos distintos, por lo que sus acciones pueden variar en grandísima medida. Así que las expectativas, puedes abandonarlas desde ya. Porque si coincide con lo que tú “habrías hecho” es mera y absoluta casualidad. Las mismas opciones había de que coincidiera, que de que no. Así que si no ocurre, procura no caer en la decepción.
  • Si todos nos equivocamos piensa que tú también. Antes de juzgar y señalar, júzgate a ti mismo y no condenes a los demás por algo en lo que tú mismo podrías haber infringido. Siendo críticos con uno mismo es la mejor forma de poder mirar la vida con unos ojos más relajados.

Entonces tu éxito está por llegar, al menos en cuanto a lo que a tu «desarrollo personal» se refiere. Así que si no eres conformista, recuerda que también entra en juego la “aceptación” mientras llegas y no llegas a la meta.

En Programa10, la resiliencia es uno de los elementos que más trabajamos porque es uno de los que más nos ayudan a conseguir los objetivos y el crecimiento continuo personal y profesional.