La gestión del poder en una empresa

Según White and Bednar, “El poder es la habilidad para influir en las personas para que actúen de una forma determinada”.

Ayer publicábamos un vídeo que lo titulábamos: “Y tú, ¿has aceptado ya que tienes el poder?

Cuando se habla de poder, lo que normalmente viene a la cabeza, es preponderancia, autoritarismo, imposición, Obligación, superior. Un/a señor/a muy serio con “cara de pocos amigos”.

Sin embargo, el poder es algo que existe en cada uno de nosotros. Para afrontar nuestra propia vida. La personal y la profesional.

El poder es lo que nos mantiene vivos y por supuesto lo que nos permite ser quienes somos hoy, quienes seremos mañana.

El poder en la empresa

En una empresa el poder es esa “fuerza invisible” que dirige las acciones de los diferentes miembros del equipo, de la organización y consigue orientarlos hacia los resultados.

Normalmente, es la forma en la que se influye de manera consciente y ordenada o de forma inconsciente sobre los miembros de una organización.

Estos poderes pueden ejercerse de diferente forma:

  • Por recompensa. Esa recompensa que esperan algunos trabajadores, por ejemplo la valoración de su trabajo y que viene dada por el líder.

  • Por castigo. Influenciados por el miedo que puede suponer que te quiten la recompensa o te sancionen.

  • Por referencia. Debido a la admiración que tienen parte o gran parte del equipo hacia su líder

  • Por conocimiento. Por las capacidades que ha demostrado tener el líder.

  • Por autoridad. Debido a la posición que ocupa el líder en la empresa, el cargo y la jerarquía.

Tener el poder no debe suponer bajo ningún concepto, el abuso ni la arbitrariedad. ¿Cómo conseguimos ejercerlo sin dañar y en función del liderazgo?

Utilizándolo desde la ética.

En Pyrsel Consultores, somos un equipo compuesto por psicólogos, coaches y expertos en desarrollo organizacional, trabajando desde Programa 10 potenciando líderes y haciendo de ellos, grandes personas.

Hacemos este paréntesis, porque tenemos que recordar que ninguna persona es una máquina. Habilidad que se aprende y capacitación que se adquiere, debe regirse siempre desde la humanidad, la ética y el buen hacer.

Cómo ejercer el poder con control ético

Para evitar perdernos por el camino, debería guiarse siempre por tres grandes rasgos. Estos siempre deben existir, en el momento en el que falta uno, el poder ya podría ser abusivo e inmoral:

programa10 poder escuela de líderes

  • Beneficio para todas las partes: El poder ejercido sobre un grupo de personas/equipo, debe tener siempre como fin el beneficio de todas las partes. Lo que se pretende con este poder es llegar al bien común, eliminando cualquier interés propio e interesado.

  • Respeto de la Ley y el Orden. Jamás y bajo ningún concepto podrán dejar de cumplirse los derechos humanos e individuales, como la privacidad, la libertad de expresión y de comunicación, etc.

  • Con justicia. Jamás se obtendrán privilegios ni beneficios a costa de los miembros de un equipo, en favor de otros o del bien común. El poder debe erigirse de la forma más justa, neutral y equitativa para todos.

 

¿Cuál es el factor fundamental para que el poder pueda ejercerse desde la ética? La Responsabilidad.

Si eres empresario/a, debes ser líder. Y si quieres ser líder deberás aprender a gestionar, entre otras cosas, el poder. ¿Estás preparado/a?

Contacta con Pyrsel , nuestra Escuela de Líderes y empieza tu verdadera carrera como empresario/a.