Rate this post

Hay que saber gestionar el tiempo

No me da tiempo de nada. Me faltan horas en el día. No puedo con todo lo que tengo. ¿Son frases que escuchas o dices habitualmente? 

Plantéatelo, porque la gestión del tiempo es fundamental.  El tiempo es oro y nadie mejor que tú, lo sabe que según crees, no te sobra. 

No nos sobra, pero tampoco nos falta. El tiempo es el que es. Ya está en la capacidad de uno mismo y en la forma que tengamos de gestionarlo. 

¿Cuál puede ser una primera tarea para identificar qué sí y qué no?

Clasificar en:

  • Actividades importantes
  • Actividades no importantes
  • Urgentes
  • No urgentes

Hay que tener en cuenta que no todas las actividades importantes, tienen porqué ser urgentes. Ni las urgentes, importantes. 

Evidentemente, esta clasificación depende de muchos factores y circunstancias. También de la etapa de la vida, donde las responsabilidades puede generarnos unos problemas mayores a la hora de administrar nuestro tiempo. 

La clasificación, debe ser dinámica y ser capaz de readaptarlas según el momento en el que te encuentres, es parte de la evolución y el crecimiento. 

Identifica en qué gastas el tiempo. Sé consciente

  • Organización

Cómo planteas tus obligaciones laborales y personales a lo largo del día, semana o mes. Y cómo las desarrollas. 

  • Información

Haz uso de nuevas formas, posibilidades e incluso tecnologías para ser más eficaz. Invertir menos tiempo y energía, consiguiendo ser más productivo/a (hablando sobre todo en el ámbito profesional). 

  • Automatización

Si es posible hacer algo igual o mejor, en menos duración, vamos a ello. 

  • Distracción

Si tienes la sensación de que estás disperso/a valora y analiza qué has hecho, y en qué te has distraído. Quizás te ayude para que cuando vuelva a ocurrirte, tengas la capacidad de volver a centrarte de manera automática. 

 

¿Quieres aprender una gestión del tiempo verdaderamente eficaz? En Programa10 hacemos un hincapié importante en este módulo ya que es imprescindible para ser productivos tanto en la vida personal como en la profesional.