Valora esta publicación

No te dejes llevar por las sombras

Dejarse influir negativamente, ser pesimista y la desconfianza son sólo alguno de los adjetivos que pueden definir a gran parte de la población activa de este país.

Y es que ser feliz en el día a día, refiriéndonos principalmente al terreno profesional pero que sin duda puede terminar afectando al personal, no es tan fácil como decirlo.

Sin embargo, siempre podemos interponer entre nosotros y las sombras que nos invaden día a día, un espacio prudente que permita mantenerlas a bastante distancia de nosotros.

Ser felices en el ámbito profesional es un factor cada vez más tenido en cuenta por directivos/as, empleados/as y empresarios/as, es determinante a la hora de seguir adelante con un trabajo o negocio, por encima de muchos otros como puede ser incluso el salario.

¿Cómo conseguirlo?

Ser feliz tan sólo depende de ti

Sabemos que existen obstáculos, barreras, problemas… en resumen, sombras que pueden impedirnos sonreír en nuestro día a día e incluso ser felices. Sin embargo, existen muchas de esas sombras que podemos evitar, saltar o evadir. No es tan simple como parece pero sin embargo en muchas ocasiones dedicamos demasiado espacio en nuestra mente a pensar en ciertas cosas que seguramente ni siquiera nos incumben, que no solventan nada o que lo único que hacen es “echar más leña al fuego” de la que ya tenemos.

Tenemos que contar con esos obstáculos y miedos, aceptar que están e identificarlos. Una vez hecho esto, no nos bloqueemos, trabajemos para superarlos, por vivir con ellos y que no impidan recorrer ese camino que sí podemos transitar.

No culpemos a las sombras, más bien aprendamos de ella. Al igual que aprendemos de los errores. Que sean esas sombras las que nos ayuden a seguir creciendo, a desarrollarnos como personas y profesionales, que nos hagan madurar.

 

 

Su poder es, aunque parezca mentira, asombrosamente positivo y beneficioso. Aprender de algo que consideramos “negativo” aumenta nuestra autoestima, nuestra confianza  y cuando lo hemos conseguido, esa misma sombra que antes considerábamos “mala” como algo realmente bueno, algo que te hizo más fuerte.

No seamos extremadamente positivos hasta estar cerca del idealismo, ni extremadamente negativos a lo que normalmente algunos llaman realismo. No dejemos que esas sombras nos “ensombrezcan” sin que nos aporten algo negativo.

Superarte aumenta tu seguridad en ti mismo, tu autoestima y tu felicidad

Como bien dice Manuel Moncayo, “si tienes miedo hazlo”. Las sombras nos perseguirán siempre, de hecho no hay mayor sombra que la nuestra propia.

Hazla tu aliada, tu acompañante, no tu enemigo y los pasos que des serán mucho más contundentes que cualquier otra acción de gran calibre que lleves a cabo.

Los miedos siempre estarán ahí , sin embargo la mayor hazaña está en aprender a gestionarlos y día a día  dejar que te acompañen sin que suponga una mochila pesada sobre tu espalda. Te sentirás mucho mejor, te sentirás valiente, capaz de todo (incluso te conviertas en excesivamente optimista) pero sin embargo, los retos formarán parte de tu vida, retos a los que tú mismo retarás y te enfrentarás, y entonces, cada vez que los superes tu sonrisa acudirá a tu cara, y te puedo garantizar que con mucha más frecuencia de lo que jamás pensastes.

No se trata de ser los más idealistas y creer que cualquier cosa está a nuestro alcance, sino en identificar  qué podemos y qué no y superar esas sombras que se enfrenten a nosotros.
En Programa10 hemos visto superar expectativas, metas y objetivos tanto profesionales como personales. Tú también puedes hacerlo , nosotros te acompañaremos.