Rate this post

Cuando una empresa no funciona adecuadamente ¿la culpa es del empresario, de los directivos, de las personas que forman el equipo o de cómo está organizada?

¿Dónde se encuentra el límite entre lo personal y lo profesional? ¿Cómo nos afectan nuestros problemas al ámbito laboral? y si no estamos a gusto en el trabajo ¿Nos lo llevamos a casa?

 

Las carencias reales de determinadas empresas

En Pyrsel Consultores decidimos llevar a cabo un estudio de investigación sobre las causas más frecuentes que mueven a nuestros clientes a ponerse en contacto con nosotros y las diferencias entre esos motivos y las verdaderas necesidades detectadas posteriormente.  Para dicho estudio se utilizó una muestra representativa de pequeñas empresas con una facturación mínima de 1 millón de euros y una plantilla de diez a treinta empleados.

Entre las principales razones por las que se pusieron en contacto con un profesional de Recursos Humanos podemos destacar:

  • Falta de habilidades directivas.
  • Problemas de comunicación.
  • Equipo con bajo rendimiento.
  • Desmotivación y mal clima laboral.

 

En el 90% de los casos, estas carencias eran reales pero al realizar el diagnóstico se detectó que normalmente iban acompañadas de problemas de organización a nivel interno.

El directivo, en el momento en que la empresa no funciona tiende rápidamente a buscar la causa en las personas que lo rodean o auto-culpabilizarse, pasando por alto problemas tan significativos como la no definición de puestos de trabajo, inexistencias de protocolos, falta de objetivos o estrategias, etc.

Al finalizar el estudio llegamos a la conclusión de que no solo no coincidía la causa inicial del problema con lo que se pasaba a trabajar desde la empresa, si no que el problema radicaba en la diferenciación y el totalitarismo entre la persona y el profesional, lo personal y lo laboral, entre lo propio y lo externo cuando la realidad es que van estrechamente unido.

 

Qué debe plantearse un líder para ser 100% eficaz

La tendencia del ser humano es egoísta tendiendo a solucionar lo que consideramos oportuno y posteriormente lo que afecta a los demás pero ¿de qué me sirve ser un buen líder si luego no dispongo de las herramientas y cuadros de mando necesarios para seguir a mi equipo? ¿Es útil desarrollar mis habilidades de comunicación si no tengo establecido en mi empresa un plan de comunicación con el establecimiento  de canales concretos? ¿Puedo ser un buen motivador si ni siquiera sé si los trabajadores se encuentran en el puesto de trabajo más apropiado conforme a sus competencias? 

 

La clave para conseguir el funcionamiento óptimo en una organización es realizar una intervención de manera transversal donde lo personal, directivo, profesional y organizacional se interrelacionen y se trabaje de forma global e integrada.

 

 

¿Puede un líder funcionar sin organización en la empresa ? ¿O una empresa muy organizada funcionar sin una persona que la lidere? ¿Puede un Ferrari funcionar con el motor de un Fiat Seiscientos?¿ o un Fiat Seicientos andar con el motor de un Ferrari?

 

Son muchas las preguntas que debe plantearse un directivo en su día a día y algo realmente concreto, propio de cada empresa y de cada persona.

Si quieres seguir profundizando al respecto, no dudes en informarte acerca del desarrollo organizacional. Si prefieres algo único y exclusivo, el Programa10 de Desarrollo Directivo puede ser la mejor clave para convertirte en un líder ejemplar.