El bienestar y el compromiso de los empleados, depende de ti

Toda empresa debería alcanzar ese punto en el que sus empleados se sientan absolutamente identificados con la compañía, ya que a partir de aquí los beneficios que pueden llegar a percibirse son múltiples.

 

Entre ellos se obtienen ventajas como que:

  • Los empleados ponen al servicio de la empresa sus esfuerzos y su voluntad.
  • Acepta, respeta y cumple los valores de la empresa.
  • Actúa conforme a ellos para sentirse parte de la marca.

Si existen empleados que cumplan características de este tipo, permitirá que la productividad aumente y mayor fidelidad a la empresa, disminuyendo el absentismo y las posibilidades de que los empleados abandonen la compañía.

Además, la identificación y reconocimiento de pertenencia de los empleados con la empresa a la que pertenece es la mejor publicidad que puede tener un negocio. Un empleado/a satisfecho, es una garantía de funcionamiento y futuro. Sienten que forman parte de la compañía, de alguna forma la consideran como algo suyo y por tanto lo traten como tal.

En la actualidad son pocas las que pueden presumir de un personal plenamente satisfecho, que por regla general hable maravillas de su empresa y que consigan una implicación absoluta.

Es imprescindible reconocer que el compromiso es “la estrecha y compleja relación entre lo que un individuo está dispuesto a dar en su trabajo y lo que recibe a cambio en términos de motivación y reconocimiento”, Hache – Barrois.

Claves para perseguir este compromiso

Construir emociones positivas y un ambiente de trabajo óptimo, productivo y satisfactorio es a grandes rasgos la mejor forma de conseguir el compromiso absoluto de los empleados.

Para alcanzar este objetivo, estas son algunas de las pautas que se pueden seguir:

  • Hacer que los empleados se sientan valorados. El reconocimiento aumenta las emociones positivas, lo que consigue doblegar la sensación de satisfacción y orgullo en el personal. De esta forma, los empleados son más propensos a entregar su esfuerzo, rendimiento y de crear un clima de energía positiva en el equipo.
  • Subir la autoestima, provoca un aumento de confianza. Sentirse bien con uno mismo permite confiar más en uno mismo y en el trabajo que hace. El reconocimiento por parte de un superior, da mayor tranquilidad a la hora de tomar decisiones.
  • Reconocer el trabajo bien hecho. Felicitar a los empleados cuando su trabajo ha resultado como se esperaba o mejor, es una buena forma de que darles la motivación que necesitan.
  • Flexibilidad, comprensión y trato de iguales. Los empleados valorados y entusiastas se sienten felices, se sienten bien y lo transmiten al resto del equipo. Otros elementos pasan a ocupar un papel secundario, y son las ganas por contribuir lo que les permite alcanzar y superar los objetivos establecidos.
  • Pertenencia. Aquellas personas que se sienten parte de algo, no quieren dejarla ir por mucho tiempo. En el caso de los empleados que se sienten así, tienen el deseo de desarrollar un trabajo de calidad en un espacio de trabajo al que quieren pertenecer durante un largo período de tiempo.

Ser una empresa con valores y llevarlos a la práctica, puede resultar realmente gratificante ya no sólo en cuanto a  beneficios económicos se refiere sino también personales.

Si quieres liderar de manera efectiva un equipo, consiguiendo motivarlo e implicarlo puede que Programa10 sea una buena forma de conseguirlo. Pruébalo y comprueba cómo comienzan a notarse en los resultados.

Contacta con nosotros sin ningún tipo de compromiso, te ayudaremos a alcanzar tus objetivos como líder.