Rate this post

Adiós vacaciones, bienvenida a las nuevas metas

La vuelta al trabajo después de unas merecidas vacaciones y un obligado descanso, siempre se convierte en algo duro. Pero planteárselo como una vuelta a la rutina tampoco es la mejor idea.

Sin embarogo existen numerosos remedios para que ésta no afecte negativamente a la reincorporación.

Son normalmente aquellas personas que poseen unas vacaciones más largas y que hacen cambios verdaderamente bruscos en los hábitos quienes sufren más esta finalización de vacaciones.

Evita que suponga un cambio brusco

Pero, tu mente tanto seas empleado/a o empresario/a debe ser siempre buscar el lado positivo de las cosas y aportar lo mejor de ti.

Algunas recomendaciones para que evitar que te afecte de manera negativa:

 

  • Establece al menos un par de días antes del fin de las vacaciones como “período de adaptación”. Intenta volver a los horarios y hábitos que tienes durante el resto del año.

  • Compensa los primeros días de trabajo, con un poco de ocio en tu tiempo libre.

  • Regula los picos de trabajo. Intenta comenzar de menos a más, de forma que tu productividad vaya acorde a tu incorporación.

  • Quejarte y lamentarte no te servirá de nada, a parte de ayudarte a sentirte mal.

 

De esta forma no realizarás un cambio tan brusco que pueda influirte y tu cabeza lo tome como algo negativo, sino todo lo contrario.

Nuevos retos

Afrontar la vuelta al trabajo con la mente abierta e ideas frescas, es la mejor decisión que puedes tomar.

Plantéate nuevos objetivos para que tu carrera profesional y/o empresarial mejore notablemente respecto al curso pasado:

  • Proponte nuevas metas, aquellas que consideres que aún no has alcanzado pero que sin embargo es buen momento para hacerlo.

  • Optimiza la organización de tu trabajo. Comienza a dar pasos que suponga una mejora en tu día a día.

  • La comunicación con el entorno laboral es algo que siempre es susceptible de perfeccionar y seguro que dará buenos resultados en la consecución de las metas que te propongas.

  • Sigue formándote. “No dejas de formarte hasta que mueres” dijo sabiamente Manuel Moncayo en una de sus conferencias y así es. Adquirir nuevos conocimientos que te ayuden a crecer como profesional siempre es buena idea.

Los nuevos retos son necesarios y es la mejor forma de volver de una manera realmente exitosa y satisfactoria a lo que normalmente llamamos “rutina”.
¡Así que aquí estamos de nuevo! En Pyrsel Consultores retomamos con más fuerza que nunca y con nuevas metas, para que tu desarrollo directivo y personal vaya aún más lejos.