Lección nº 1. Con Warren Buffett

Hace ya tiempo, en uno de nuestros posts, hablábamos de la relatividad del éxito. De la ambigüedad ante este término y de que las posibilidades sobre su significado podían ser tan amplias como habitantes tiene este planeta.

Sin embargo y lo que está claro es que en cuanto al ámbito empresarial se refiere, hay determinadas personas que son referentes de “éxito”, personas corrientes en un inicio y que alcanzaron metas inalcanzables para la mayoría de la humanidad.

Y es que casi siempre, empresarios/as, emprendedores/as o futuros profesionales independientes, suelen tener unos referentes a la hora de fijar y alcanzar unas metas, ver cómo otros fueron capaces de participar en una carrera, ya sirva como inspiración o para aumentar la motivación.

Conforme a su experiencia muchas de estas personas que llegaron a la que muchos consideran como cima del éxito, han ido dejando sabios consejos que a su manera de entender son los que los llevaron a alcanzarlo.

El primero en mencionar, porque muchas de sus pautas nos han tocado la fibra y porque es un perfecto inspirador, es:

Warren Buffett, Berkshire Hathaway

Inversor y empresario estadounidense con más de 60 compañías, uno de los hombres más ricos del planeta: ejemplo de maestro del éxito.

Lo llaman el oráculo de Omaha (porque fue donde nació, perteneciente al Estado de Nebraska, EEUU). Su apodo, se lo debe a su fama de acercar casi siempre con sus inversiones, incluyendo todo tipo de crisis. Este año realizó la mayor donación que hubiera hecho nunca: 3.170 millones de su fortuna a la Fundación de Bill y Melinda Gates.

¿Y qué consejos puede dar una persona que ha llegado a manejar estas cifras? Pues consejos mucho más sencillos de los que creéis, y que a él le funcionaron:

  • No repetir lo que hiciste cuando perdiste. Algo básico y aparentemente obvio. Saber cuándo poner fin a algo es imprescindible para seguir ganando.
  • Ser persistente. Evitando caer en los mismos errores y aprendiendo de ellos, seguir intentándolo hasta conseguir el objetivo que te planteas.
  • No sigas ciegamente a la multitud. Buffett asegura que es imprescindible estar dispuesto a ser diferente y a separarse de la multitud. Asegura que fue una de las claves de su éxito en el mundo de la inversión, y no precisamente desde Wall Street.
  • Cierra los acuerdos antes de haber negociado. Sus ofertas eran realmente justas, por lo que había cerrado acuerdos sin necesidad de negociar: o lo tomaban o lo dejaban.

Y el consejo que más nos ha gustado y que sigue realmente la línea de lo que creemos en Pyrsel pero que en este caso ha salido de la boca de un exitoso empresario como Warren Buffett:

  • Invertir en ti mismo es lo mejor que puedes hacer. Es algo que mejora tu propio talento, nadie puede cobrarte impuestos o quitártelos. Si tienes talento y lo has maximizado, tienes una enorme ventaja que puede multiplicar por diez tu inversión.

 

En realidad la lección de hoy, ha sido una verdadera lección de humanidad. Buffet nos ha demostrado cómo con lo mínimo se puede llegar a donde quieras y que trabajar en uno mismo como si fuera el negocio o empresa de tu vida es lo que en realidad te da el éxito.

Para terminar nos quedamos con esta frase de Warren, acerca de esa gran incógnita: ¿qué es el éxito?

“Cuando llegues a mi edad, medirás tu éxito en la vida por la cantidad de personas a las que quieres amar y que en realidad te aman”

La semana próxima traeremos otro caso de éxito para seguir inspirándonos en sus tan útiles consejos.