A nadie en estos momentos se le escapa que estamos viviendo una de las pandemias más desoladoras de la historia. Es una evidencia que estamos ante la crisis más drástica del mundo moderno y que como consecuencia se están viendo limitadas nuestras libertades , se han reducido al mínimo nuestras posibilidades y  estamos ante un cambio de era inesperado.

Os invito a reflexionar sobre cual debe ser nuestra posición en este momento tan crucial.

¿Debemos creer todo lo que nos cuentan?, ¿Aferrarnos al miedo teledirigido es una opción válida para actuar en nuestro día a día?, ¿Dejar pasar los días y los días lamentándonos es una opción válida?

O por el contrario, ¿tenemos la obligación de ser inspiradores, creativos, buscadores de oportunidades y doblegar toda la curva ascendente de pesimismo, traición, oportunismo y desinformación que nos abruma creando una curva contraria que la neutralice?

Os propongo hacer un ejercicio de apertura mental plena, en el que analicemos nuestro entorno en busca de buenas ideas, buenas acciones, nuevos puntos de abastecimiento de energía vital, nuevas fuentes de información contrastada y corrientes de opinión inspiradora. Esta búsqueda debe ser nuestra nueva meta.

Todo este trabajo debe ayudarnos a elaborar la vacuna para devolver a nuestro entorno la creatividad y la inspiración que se merece. Amigos y amigas, este debe ser nuestro objetivo prioritario.

Tenemos que analizar lo que nos pasa en positivo, buscando pequeños destellos que nos guíen, aconsejar a nuestros equipos, familiares, vecinos y amigos, y acompañarlos por el camino de la recuperación de valores, invitándoles a participar en este nuevo escenario como motores de nuevas ideas, sin olvidar que todo este nuevo orden nos obliga a tener un “Optimismo sereno”, sin estridencias, con un discurso rotundo pero con los pies en la tierra.

¿Aceptas el reto de provocar una pandemia de optimismo creativo? ¿Te atreves a inspirar a los que te rodean, alentándolos, invitándoles a pensar de forma abierta, compensada y con el compromiso de hacer extensiva a su vez esta actitud a los que tienen más cerca?

Muchos pueden pensar que es una locura intentar cambiar las cosas, y que esto que nos está pasando irá a peor o que en el mejor de los casos alguien vendrá a solucionar el problema.
Nuestra nueva meta es demostrar a todos que hay herramientas poderosísimas en nuestro entorno que nos pueden ayudar y gente extraordinaria que hace que todo esfuerzo por mejorar valga la pena.

¿Cuento contigo, para hacer que las cosas pasen? Recuerda: el “Optimismo sereno” y la “Creatividad” son los antídotos que necesitamos para doblegar la situación que nos rodea y orientarlo hacia el camino correcto. Solo tienes que elegir el tuyo.