Combatir el estrés diario con nuestras propias armas, es posible

Portada » Formación para empresarios | Blog Oficial Pyrsel Consultores » Combatir el estrés diario con nuestras propias armas, es posible

Combatir el estrés diario con nuestras propias armas, es posible

Combatir el estrés diario con nuestras propias armas, es posible
Valora esta publicación

Hace poco hablábamos del “Burnout” o síndrome del trabajador quemado, hoy te hablamos del estrés, muy relacionado también con este concepto.

El estrés laboral es propio de sociedades como las de hoy, en la que la carga en el entorno laboral llega a provocar aumento de presión, saturación física e incluso mental por lo que puede terminar resultando en graves problemas de salud.

Ya hemos hablado muchas veces que en ocasiones, se asocia mayor productividad a pasar más tiempo en el trabajo o delante del ordenador, sin el descanso necesario y en ocasiones los 7 días de la semana. Este es el mayor error en el que podemos caer, ya que esto causa estrés, agotamiento mental y físico por lo que la productividad se reduce, con ello la eficiencia y por supuesto los resultados.

Trabajar bajo una presión insoportable y durante largas jornadas, se está convirtiendo para muchas empresas en algo totalmente normal y con ello para los propios dirigentes y empleados. Hay que terminar con esto.

Tener una mala calidad de vida no se encuentra para nada asociado a un excelente profesional o empresario, ni tener una excelente calidad de vida se asocia a un mal profesional. Sino todo lo contrario, que tu trabajo te permita tener una excelente calidad de vida permite que en el trabajo o en la empresa que diriges se dé el 100% de las capacidades, conocimientos y habilidades. ¡Demos el 100% de nosotros!

No se le da la importancia que realmente tiene pero La Organización Mundial de la Salud, ya ha hablado de la depresión como una de las enfermedades más comunes en 20 años lo que supondrá enormes problemas para la economía de los diferentes países debido a la pérdida de productividad que existirá.

¿De dónde proviene el estrés?

Las causas del estrés pueden venir derivadas por diferentes factores, pero los más comunes son:

  • La propia empresa para la que trabajas. Sus horarios exigentes e interminables, abundancia de clientes y falta de personal o de conocedores de tu especialidad, sean los culpables de la alta carga de trabajo a la que te encuentras sometido/a.
  • La Autogestión. También es posible, sobre todo en el caso de los empresarios/as, que la gestión del tiempo, la delegación de tareas, la planificación y la capacidad para otros muchos elementos influyentes sean incorrectos, lo que termina produciendo un estrés absoluto.
  • Exceso de responsabilidad. Si sientes que ciertos resultados o que gran parte del éxito de tu empresa o de la empresa que diriges, se encuentran en tu mano, el estrés diario también aumentará y tu mente descansará más bien poco.

Recordamos que hablamos del estrés laboral, aunque este estrés puede provenir de ciertas circunstancias personales que se mezclen con las laborales y viceversa.

¿Qué hacer para combatir el peligroso estrés?

Es evidente, que cada vez es más común sufrir ESTRÉS y así es como lo vemos: algo nomal, sin embargo debemos conocer el verdadero riesgo que éste supone, por lo que la clave principal es saber quiénes somos, cuáles son nuestras necesidades y límites, satisfacerlas y no excedernos en exigencias.

Es decir, cuando tu cuerpo te pida descansar, descansa. Haz lo mismo con tu mente y si es necesario medita. El cúmulo de trabajo no puede hacerte un/a infeliz. Pero por supuesto, aprende a poner medios por ti mismo:

  • Aplica técnicas de Autogestión y gestión del tiempo.Identificar objetivos y establecer prioridades.
    • Utiliza el tiempo que necesites para planificarte correctamente.
    • Optimiza tu tiempo. Menos es más (menos tiempo puede ser mucho más productivo).
    • Agrupa tareas.
    • Aprende a delegar.
    • Ser organizado
    • Distinguir lo importante de lo urgente.
  • Conocer los protocolos y procedimientos a seguir
    • Reduce el estrés y te garantiza que sigues por el camino correcto, en lugar de tener que investigar en el momento de ejecutar una tarea.
  • Descansa adecuadamente
    • Asegura un descanso de calidad en el momento oportuno y que lo necesites.
  • Elimina la tensión.
    • Medita.
    • Escucha la música que te relaje.
    • Practica ejercicios relajantes.

Estas son solo algunas de las pautas que deberías seguir, que además sabes que serían ideales y no tan difícil como parece. Sin embargo puede que te venga bien un apoyo en este sentido debido a que tu estrés ya no te permita ni siquiera leer este artículo con tranquilidad.

Ponte en contacto con nosotros y te aportaremos nuestra experiencia de más de 20 años junto a empresarios/as y profesionales de diversos sectores. No solo te ayudamos a gestionar el estrés, juntos lo haremos desaparecer. 

By |2018-01-23T16:03:21+00:00enero 23rd, 2018|Categories: Noticias|Tags: , , , |0 Comments