Habla con propiedad. Oratoria

Habla, te escuchamos de verdad.

Se puede hablar mucho y sin embargo no decir nada. La Oratoria no es tan solo tener algo que decir. 

Sino que engloba, además, ser capaz de emitir todo lo que tengas que decir. Que eso llegue a la audiencia y lo más importante, que llegue bien, en tiempo y forma. Como tú deseabas que llegara. Y no de cualquier otra forma.

Hay veces que queremos rellenar los espacios de tiempo con palabras pero no le damos significado ni sentido y es lo que provoca en muchas ocasiones que el receptor pierda el hilo, desconecte y no se sienta atraído por lo que le estás contando.

Las palabras son el vestido de los pensamientos y cuando no se saben utilizar correctamente podría parecer que estamos desnudos.

Los requisitos necesarios para dominar la oratoria son los mismos que adquirirás en este programa10. Las limitaciones que pudieras encontrar a la hora de hablar en público serán cosas del pasado.

La oratoria es la hija de la comunicación. Es la forma de transmitir que el ser humano tiene, a través del lenguaje, pero primero tienes que organizar tu mente. Controlar muchísimos factores y elementos que son los que te pueden llegar a traicionar.

Tu idea está en tu cabeza. Sabes perfectamente lo que quieres decir. Lo que quieres comunicar. Pero ¿sabes cómo? 

Seguramente te ocurra, que cuando vas a empezar a traspasar esa información que tienes en la cabeza, a través de palabras, voz y lenguaje haya alguno que “te la juegue” porque decida aliarse con otros componentes mentales, como los nervios, el bloqueo, el miedo o la vergüenza.

 

¿Crees que siempre te va a pasar y te aterroriza pensar en tu oratoria?

No puedes seguir así. Como empresario/a y líder, siempre va a ser una cuenta pendiente y la oratoria junto a la comunicación juegan un papel fundamental en tu día a día personal y profesional.

Trabájalo. En Programa10 te ayudaremos a perder el miedo y no solo eso, sino que aprenderás además a transmitir el mensaje como un verdadero profesional, dejando a la audiencia absolutamente absorta con lo que dices y cómo lo dices.

Todo es cuestión de trabajarlo. Ponte a ello.