¿Qué emociones negativas afectan al rendimiento laboral?

La última vez hablábamos de las emociones positivas, ahora vamos a referirnos a las negativas.

No son ni mejores ni peores, sino que lo más importante es reconocer que tanto las positivas como las negativas, se contagian. Y con ello afectan a los resultados de tu empresa y de tu equipo.

¿Cuáles son las más comunes?

  • Ira. En muchas ocasiones, el enfado en el ámbito laboral puede provenir de la frustración, algún conflicto entre compañeros o por un trato considerado injusto.

  • Envidia. Un trato desigual o aparentemente desigual, a juicios de uno mismo, puede provocar sentimiento de envidia. Normalmente esto ocurre a partir de reconocimientos o recompensan que no siempre se distribuyen de igual manera a ojos de todos lo que puede provocar una reacción negativa que puede afectar mucho al rendimiento y motivación en la empresa.

  • Miedo. Los retos constantes, las nuevas actualizaciones, etc. puede producir cierta incertidumbre a la hora de afrontarlos incluso entrando en juego el miedo a perder el trabajo.

  • Culpa. Haber llevado a cabo una acción o tarea, con un resultado nada satisfactorio y que haya repercutido en la empresa o en otros compañeros/as, puede suponer un sentimiento de culpa. Pero esto, en parte es bueno, porque significa que existe sentido de la responsabilidad.

Que estas emociones negativas se contagien, sobre todo la envidia, la ira y el miedo, junto a la frustración, puede derivar en un absoluto desastre.

Gestionar los estados de ánimos del equipo al completo y que estos sepan hacerlo, es fundamental si queremos obtener el mayor rendimiento de todos.

No hay nada peor, que un equipo completo descontento, desganado y decepcionado. Ya que el hartazgo hace que el trabajo sea desarrollado por puro compromiso y relación establecida de “empresa-trabajador/a-sueldo” .

Las emociones negativas también importan

Ya sabemos que en muchas ocasiones se tiende al error de pensar y actuar de manera impositiva, como si los empresarios/as tuvieran que adoptar la figura “autoritaria” y el equipo la figura “de aceptación general” .

Ni los empleados son máquinas, ni los jefes tienen que ser jefes sino líderes ni las sensaciones tienen que ser herméticas. 

Son aceptables las emociones, ya que sobre todo somos personas.

Es fundamental por tanto, intentar mantener y garantizar en la medida de lo posible, la felicidad laboral, algo que repercutirá de manera directa en el rendimiento, la motivación y la forma de trabajo no solo individual, sino colectiva.

Tips para evitar que un equipo sea totalmente contaminado de emociones negativas que:

  • Las personas pueden expresarse. Y la cultura de trabajo debe basarse en eso. De esta forma todos crecemos.

  • Evitar comentarios sarcásticos, negativos o dolosos que puedan afectar de cualquier manera a compañeros/As. Sobre todo evitar juicios y así se da sentimiento absoluto de libertad y tranquilidad.

  • Celebrar los éxitos de manera conjunta y llevar a cabo el reconocimiento del equipo como tal, no de manera individualizada, es fundamental. Para que las relaciones interpersonales no se vean afectadas.

  • Evitar los vacíos o incertidumbres, ante el cómo llevar a cabo una tarea, ya que eso produce ansiedad en algunos casos y puede disminuir la productividad.

  • Hay que recordar siempre, que sin el equipo no somos nada. Así que a darle el protagonismo y la atención que merecen.

 

¿Quieres mejorar tu conocimiento sobre cómo desarrollamos tu inteligencia emocional en Programa10?

 

Solicita más información