En primer lugar, nos gustaría dar las gracias a todos los asistentes de la conferencia motivacional que celebramos el pasado jueves  para todos nuestros clientes y sus equipos.

Queríamos haceros un regalo para adelantarnos a la Navidad y no se nos ocurrió mejor forma que vivir con todos vosotros ese momento en el que compartimos risas, experiencias y muchas emociones.

Al inicio del evento Manuel nos dijo:

“Para asistir a esta conferencia solo os pido una cosa, que no deis nada por hecho”

Nos pedía compromiso tanto con nosotros mismos como con nuestro equipo para poder embarcarnos en un viaje en el que trataríamos de entender mejor nuestro entorno y saber qué podemos hacer para mejorarlo.

img_6401-1

Todas las personas actuamos movidas por nuestra voluntad, inteligencia y emociones. Cuando nos proponemos un objetivo es necesario que las tres estén alineadas para poder conseguirlo ya que de no ser así estaremos malgastando no solo nuestro tiempo sino también nuestras energías, como se puso de manifiesto gracias a la colaboración de viarios asistentes. Quizás los vimos entre risas pero es algo muy serio ya que puede suponer la diferencia entre el éxito o fracaso cuando nos proponemos algo.

Muchos de los allí presentes acudieron a la cita con sus equipos de trabajo, entre ellos, nuestro amigo y cliente José Antonio Román, Gerente de TRANSROMAN S.L que tuvo la oportunidad de dirigirse a su equipo allí presente dejando constancia de la buena conexión que existe entre ellos y de la importancia que para la dirección tiene  la confianza y el trabajo en equipo. Manuel nos recordó que en la mayoría de las ocasiones solo es necesario encender el interruptor en nuestra mente para que también se encienda en la mente de nuestros equipos.

img_6413

La mayoría de los empresarios y líderes confunden muy a menudo DIRIGIR con EMPUJAR, lo que hace que no solo no consigamos la meta que perseguimos, sino que además desgasta nuestra relación con el equipo.  Una vez más, nuestro conferenciante nos ilustró con una anécdota en la que pudimos comprobar que con las palabras y la actitud adecuada y no dando por hecho podemos conseguir orientar a nuestros colaboradores para conseguir el fin deseado. Nos puso como ejemplo una situación con su hijo en la que le pedía que le trajera unos informes al encontrarse impedido con una pierna escayolada,  al principio no conseguía su objetivo debido a que se lo pedía de forma equivocada hasta que un cambio en el planteamiento aunando intereses hizo que su hijo finalmente le trajese la documentación cuando se acercó a firmarle la escayola. De nada sirve abusar de la posición de superioridad, sino que es mucho más efectivo ponernos en su lugar, unificar intereses e intentar hacerlo partícipe de la meta que perseguimos. Y es que si algo pudimos sacar en claro de la conferencia fue que NINGUNO DE NOSOTROS SOLOS ES TAN BUENO COMO TODOS NOSOTROS JUNTOS.

 

Uno de los momentos más divertidos de la conferencia fue cuando Manuel compartió con nosotros una anécdota de sus inicios profesionales. Una historia divertida pero a la vez profunda, que nos hace reflexionar sobre la importancia de no dar las cosas por hecho, de no conformarse con lo que nos viene impuesto, de marcar la diferencia y sobre todo de comprobar que la ilusión y la confianza que tengamos en nosotros mismos es lo que hace que podamos conseguir cualquier cosa que nos propongamos.

fullsizerender-18

 

Si conseguimos anteponer nuestros sueños al miedo, al fracaso y a las críticas y dudas del resto seremos capaces de llegar a la meta que nos propongamos.  ¿Acaso el candidato al que ser refería la historia hubiera conseguido llegar a ser Vicepresidente de una de las multinacionales más importantes del mundo en el sector de los seguros, si hubiera compartido la visión de sus superiores?

El momento sin duda  más emotivo del evento tuvo lugar al final del mismo cuando Manuel se dirigió uno por uno a las personas que ese día recibían su diploma tras haber realizado este año el Programa10. Con las emociones a flor de piel recordamos lo difícil que fueron los comienzos y lo gratificante que es echar la vista atrás y ver lo mucho que hemos aprendido, mejorado y evolucionado tanto a nivel personal como profesional.

Con esta entrega de diplomas finaliza una etapa pero se abre otra llena de oportunidades y sueños por cumplir en la que de una forma u otra seguiremos acompañándoles.