Si eres empresario o empresaria, seguro que tu Carta a los Reyes Magos se parece mucho a la del resto de empresarios.

Por supuesto, desde Pyrsel Consultores no hemos recogido cada una de las cartas dirigidas a Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente por parte de los empresarios, pero lo que sí es cierto es que trabajamos junto a aquellos, por y para ellos y conocemos bien muchas de sus necesidades, propuestas, deseos y peticiones para este año.

Y no contamos desde los tópicos, que si lo son es porque todo el mundo los desea y necesita, pero nosotros vamos más allá. Nosotros nos adentramos en aquello que todo empresario/a busca, pretende y sueña conseguir desde el primer momento en que “pone la primera piedra” de su empresa/compañía.

Y tú, ¿qué le has pedido a los Reyes Magos?

Y es que la ilusión que tenías por este mundo autónomo, de soledad y de emprendimiento quizás la mantengas o no. 

Lo que sí es evidente que cuando las cosas van bien o medianamente bien, se suelen desear cosas más bien fuera del alcance y que se incluyen en los tópicos de los que antes hablábamos: la estabilidad política, económica, el crecimiento internacional, el auge de tu sector, etc. cuando los pies están un poco ya en el aire y que ni siquiera los Reyes Magos pueden garantizarnos que se cumplan.

Sin embargo, cuando las cosas comienzan a resquebrajarse o el crecimiento no es el que esperábamos, entonces bajamos a la tierra y recordamos la humildad y los valores, pero ¿los practicaste cuando levistate dirección a las nubes?

En toda carta de todo empresario aparece algo parecido al deseo de “Alcanzar el Éxito”. Eso lo tenemos más que claro, y seguro que si tú lo eres, te sientes absolutamente identificado.

Es cierto, cada uno al éxito lo llama como quiere, de una manera diferente y conduce este concepto hacia direcciones muy diferentes. Pero en realidad, el trasfondo realmente es el mismo: “ 1. m. Resultado feliz de un negocio, actuación, etc. 2. m. Buena aceptación que tiene alguien o algo.” Definición según la RAE.

Sin embargo, no todos entendemos haber alcanzado el éxito por igual. Hay quien considera tenerlo en la mano, cuando ha conseguido facturar determinados miles de millones de euros y quien considera haberlo alcanzado con “simples” miles de euros.

Están aquellos que consideran que el éxito lo tocarán cuando consigan varios cientos de empleados o el que considere que ya ha llegado al éxito con el simple hecho de haberse hecho autónomo y haber montado su propia compañía.

Hay quien no relaciona el éxito con el dinero sino con la idea. El éxito de que una idea haya conseguido revolucionar el mercado o simplemente a la sociedad, eso es ya un gran logro, ha cumplido su meta.

O hay quien no identifica al éxito ni con el dinero, ni la idea, ni la empresa, sino simplemente con el éxito personal.

Pero así podríamos llevarnos días… Porque cada uno tiene su mera interpretación del éxito conforme se desarrolle su vida personal y como empresario.

Sin embargo, para nosotros, sea cual sea la orientación que se le dé al éxito, tenemos claro que resulta del esfuerzo y la lucha por la persecución de los objetivos y el cumplimiento de éstos.

Si bien es cierto, que independientemente de lo que entiendas por éxito o como lo llames, no lo conseguirás nunca si como persona no cumples unos valores, una correcta gestión de factores intangibles tales como el tiempo, la emoción y el espacio. Si esto no lo haces de manera correcta en tu faceta personal, jamás podrás conseguirlo en tu faceta profesional como empresario/a por lo que nunca podrás conseguir el éxito. Un ejemplo sencillo: jamás podrás gestionar correctamente un equipo si no sabes gestionar correctamente la vida de tus hijos o ni siquiera estás para hacerlo bien o mal. Es más, es el éxito en tu faceta personal, será el que te abrirá camino en tu vida laboral, profesional, empresarial e incluso económica, y aquellos obstáculos que parecían montañas se convertirán en cada vez, rocas y piedras más pequeñas.

En Pyrsel, creemos fielmente en el Liderazgo, en que los empresarios y empresarias deben tener una formación completa no en conocimientos sino en valores y en habilidades propias, costumbres, hábitos y pautas. Formas de comportamiento y de ser que tras haberlas fomentado y potenciado, se encaminen hacia la consecución de objetivos y de esta forma consigan el éxito en las diversas etapas de la vida: etapa física, alimenticia, personal, directiva, empresarial, etc. Y todo mediante un trabajo constante, desde la honestidad, el incansable esfuerzo y siempre con los pies en el suelo. Creemos en los líderes que creen en las personas, no en las máquinas y las ayudan a evolucionar junto a él y la empresa. 

Lo que sí tenemos claro es que el éxito es lo que más piden los empresarios/as a Sus Majestades Los Reyes Magos de Oriente, aún sin haber leído sus cartas sí leemos nuestra experiencia y vivencias.

Y tú, ¿qué le pides a los Reyes Magos?

Nosotros pedimos que los líderes sigan creciendo, formándose y que cambien los conceptos de éxitos materialistas por los personales.

Si tú aún no has hecho la carta, todavía estás a tiempo. Pide formación en Influencia, Liderazgo y Negociación, para que tus esfuerzos como persona y empresario/a se vean recompensados, para que las inversiones de emociones, tiempo y agallas sea realmente eficaz. Con Programa10 notarás el cambio, el progreso y verás que aquello a lo que tú llamas éxito se aproxima mucho antes de lo que pensabas.

¡Esperamos sobre todo que los Reyes cumplan todos tus deseos, si te has esforzado tanto como para que se hagan realidad!